Faulkner. Mientras agonizo. Elementos de anclaje.

Espacio de creación literaria y musical.

Quien dijo que la novela era un género lleno de aire, no se detuvo lo necesario en Mientras agonizo del escritor sureño William Faulkner.

El aire, en este caso, ha sido extraído con furia, dejando un montón de huesos cubiertos por una fina piel, aquí no hay un centímetro de oxígeno, no hay cavidades vacías, no hay descampados, ni lagunas bajo tierra. En esta novela el lector está invitado a soplar hasta desfallecer, a construir, a trabajar, a moldear.

Decía Faulkner que «el artista debe ser despiadado». En esta excelente novela, él, lo es. Nos adentramos en este libro como en El ruido y la furia: a ciegas. Los espacios van formándose lentamente, las miradas se suceden una detrás de la otra. Cada una de esas miradas construyen una pieza imperfecta que forma parte de un enorme puzle de motivaciones, egoísmo, desconfianza y obsesiones. El lector deberá estar atento…

Ver la entrada original 1.457 palabras más


About this entry