Rousseau y el artículo 155

Luis Felip

En su obra El contrato social, Jean-Jacques Rousseau definía su concepto de “voluntad general”. Ésta es el resultado de un proceso deliberativo donde los ciudadanos, reunidos en asamblea, acuerdan libremente obedecer la ley que han contribuido a crear. La voluntad general se opone a la voluntad particular de cada individuo, grupo o partido (donde la voluntad o interés particular se confunde a menudo con la voluntad o interés general). E incluso se opondría a la “voluntad de todos”, esto es, a la voluntad particular agregada de todos los individuos de un Estado: mientras la voluntad general apela a lo ético y a lo común, lo particular, aun cuando fuese compartido por todos los individuos, no dejaría de ser una voluntad particular. Por ejemplo, a todos nos puede gustar el chocolate y todos podemos adorar la cerveza, pero incluso aunque todos los ciudadanos de un Estado compartiéramos esos gustos, no…

Ver la entrada original 772 palabras más


About this entry