El dúo de La africana

El duo de la Africana

LVG18931022-004-detalle

La Vanguardia, 22 de Octubre de 1893

El dúo de La Africana es una zarzuela en un acto, dividido en tres cuadros, con música de Manuel Fernández Caballero y libreto de Miguel Echegaray. Se estrenó con gran éxito en el Teatro Apolo de Madrid, el día 13 de mayo de 1893.

TEATRO EN EL TEATRO

Esta popular zarzuela tiene su origen en el famoso dúo entre Vasco de Gama y Selika, del cuarto acto de la ópera La Africana de Meyerbeer. La zarzuela es un enredo que gira en torno a una compañía de ópera que está preparando una representación de la ópera de Meyerbeer “La Africana”.

El estreno de la ópera de Meyerbeer tuvo lugar en la Ópera de París el 28 de abril de 1865 y pocos meses más tarde se estrenó en Madrid. El dúo del cuarto acto se popularizó rápidamente y se cantaba con bastante frecuencia en los salones de las grandes ciudades europeas.

El Artista (Madrid. 1866). 22-12-1866-5-detalle

El Artista, 22 de Diciembre de 1866, p. 5

L’Africaine – Meyerbeer – dúo (Simeoni-Kunde)

El libreto de esta Zarzuela es sumamente gracioso y evita, como La canción del olvido, el ruralismo y el casticismo tópico de muchas zarzuelas de finales del s. XIX.

El dúo de la Africana lanza una irónica mirada al mundo del teatro, en este caso sobre la gran opéra francesa, en muchos momentos con carácter bufo, Pero tanto el libreto como la elegante e inspiradísima música de Caballero conforman una verdadera obra maestra. Por eso nunca ha dejado de representarse desde su estreno en el Teatro Apolo de Madrid, el 13 de mayo de 1893.

Aquí, el joven tenor Giuseppini será quien asedie a la tiple Antonelli, esposa del empresario, ambos españoles con nombres artísticos italianos. Casi al final entonarán la célebre jota “No cantes más La Africana”, uno de los números más aplaudidos de nuestra zarzuela.

La gran actriz Matilde Muñoz contaba una anécdota sobre esta Zarzuela. Según decían, Manuel Fernández Caballero tuvo alguna dificultad para terminar la música de El dúo de la Africana. Al parecer tardó algún tiempo en comenzar el trabajo, pero por fin, Caballero se puso a componer música y pasados unos días entregó todos los números menos uno. El dúo de tiple y tenor.
Por más recados apremiantes que la Empresa enviaba, por más esfuerzos que el maestro hacía, el dichoso dúo no daba señales de vida. Hasta que Caballero comprendió que la culpa era sencillamente del cantable, que estaba incompleto. Por más esfuerzos que el músico había hecho para redondear el número y darle un final, no le era posible conseguirlo.
Un día, desesperado, Caballero llamó a su hijo Manolo, y le encargó:
– Vete a casa de Lhardy y encárgale un buen pastel de liebre, que de hoy no pasa que acabe este dichoso dúo.
Para el maestro Caballero, ciertas especialidades gastronómicas tenían la misma virtud estimulante que para otros encierra el alcohol.
– ¿Se te ha ocurrido ya algo? – le preguntó su hijo.
– Se me ha ocurrido que el tenor, que es aragonés, le cante una jota a la tiple.
– ¡Una jota! Pero, ¿pegará ahí?
– No tiene más remedio. ya verás.
Efectivamente. Aquella noche, al dar las tres, Caballero había finalizado un pastel de liebre soberbio y ponía las últimas notas al “Dúo” de El dúo de la Africana, para que el que no sólo había escrito la música, sino toda la letra que faltaba para completarla”.
Dicen que la inspiración es algo que aparece cuando quiere y, por supuesto, sin avisar. Por eso, por si aparece, es aconsejable que te encuentre trabajando. Pero como siempre ha habido clases, Fernández Caballero no tenía necesidad de esperar. Sencillamente la llamaba con alguna sofisticada y delicada especialidad culinaria.
Hay constancia de que Miguel Echegaray, el autor del libreto, estuvo de acuerdo con la solución dada por el compositor. De lo que no hay constancia es de que el libretista participara del pastel de liebre.

Argumento:

Una humilde compañía de ópera se prepara para cantar L’Africaine (La africana) de Giacomo Meyerbeer. El ruin empresario Querubini tiene como lema ahorrar al máximo y no pagar a nadie. El tenor, un joven de buena familia huido de su casa, está locamente enamorado de la soprano, la Antonelli, “una andaluza graciosa y rica que sal derrama”. Este coqueteo despierta los celos del empresario y de la hija de éste que se derrite por el joven tenor. Giuseppini, el tenor, aprovecha los ensayos para abrazar a la Antonelli, desatando la ira de Querubini cuando lo hace sin pudor en mitad de la representación, que es interrumpida por el empresario que está a punto de arder de rabia. Mediante la intervención de la autoridad todo vuelve a su estado normal, pero una segunda interrupción, la de la madre del joven tenor, que lo ha estado buscando por toda España, hace que todo se venga abajo.

El libreto, de Miguel Echegaray, mezcla de un italiano macarrónico y un castellano castizo, es desternillante.

Los números musicales son:

  • Preludio
  • Coro: Buenos días, Inocente,
  • Entrada de Giuseppini y la Antonelli,
  • Canción andaluza
  • Melodrama: Oh mia Selica
  • Coro de la murmuración
  • Dueto de Querubini y Giuseppini
  • Dúo de la Antonelli y Giuseppini
  • Jota: No cantes mas la Africana
  • Escena de la Africana
  • Fin de la obra

LIBRETO (Miguel Echegaray):

libreto

Libreto de El dúo de La africana

MÚSICA (Manuel Fernández Caballero):

Partitura para piano y voz

El dúo de La africana – Parte de piano y canto

Partitura-Jota

Jota de El dúo de La africana – Transcripción para piano

Canción andaluza

Canción andaluza

Capricho

Capricho de concierto para piano

EL DÚO DE LA AFRICANA en BILBAO

Teatro Arriaga - El dúo de La africana

La nueva versión producida por el Teatro Arriaga está pensada expresamente para su representación en el propio teatro, adaptándose a sus características. Junto a Emilio Sagi y Daniel Bianco, forman parte del equipo artístico de esta zarzuela Rubén Fernández Aguirre, en calidad de director musical y pianista (toca en directo durante la obra), y la figurinista Genoveva Vidal, quien ha diseñado un precioso vestuario que combina diseños que recuerdan a los años 50 con elegantes vestidos de ópera y también, sorprendentes trajes indígenas.

El elenco interpretativo de El dúo de la africana está encabezado por la soprano granadina Mariola Cantarero. Junto a ella, el tenor Javier Tomé y los intérpretes Felipe Loza, Lander Iglesias, Sandra Fernández Aguirre, Gurutze Beitia, Loli Astoreka, Esther Velasco y Mitxel Santamarina, a los que se suma la colaboración de Enrique Viana. Todos ellos contarán en escena con el acompañamiento del Coro Rossini, una formación que colabora asiduamente con el Teatro Arriaga.

Crítica de Asier Vallejo Ugarte:

ES El dúo de La Africana una de las zarzuelas más conocidas del murciano Manuel Fernández Caballero, autor también de obras como Los sobrinos del Capitán Grant, Chateau Margaux, La viejecita y Gigantes y Cabezudos. Estrenada en el Teatro Apolo de Madrid en 1893, recrea los enredos que se dan dentro de una humilde compañía de ópera que trata de sacar adelante una función de La Africana de Meyerbeer. No tiene una música excelsa, pero puede resultar muy amena si se cuida el aspecto teatral y se cuenta con dos cantantes protagonistas de buen nivel.

Esta producción del Teatro Arriaga se estrenó en la Sala BBK de la Gran Vía en marzo de 2011. Es una puesta en escena fluida y sumamente sencilla, muy de crisis, con attrezzo inspirado en los años 50 y un desenlace colorista que lleva marcada a fuego la firma de Emilio Sagi. Como entonces, Felipe Loza vuelve a llevar estupendamente el peso de la acción y Gurutze Beitia vuelve a demostrar sus tablas y a llenar el escenario con su sola presencia, aunque sea únicamente durante unos instantes. Los chicos y las chicas del Coro Rossini cumplen de nuevo en canto y en escena. La principal novedad ha estado en la genial colaboración de Enrique Viana en un papel (¡cómo no!) de señora de armas tomar.

De los dos protagonistas nos quedamos con la voz plena y el canto generoso del bilbaino Javier Tomé, que dio acentos efusivos y apasionados al famosísimo dúo central (“No cantes más La Africana, vente conmigo a Aragón”). En otros tiempos hubiera sido un lujo asiático tener a Mariola Cantarero como La Antonelli, pero hoy lo es solo a medias: mantiene intactos sus recursos expresivos y sigue teniendo mucho arte en escena, pero su voz se ha venido abajo estas últimas temporadas y el viernes le sonó debilitada y destemplada, con un vibrato incontrolado. ¿No debería plantearse una pausa en su carrera? Sería tristísimo dejar de contar tan pronto con una cantante de semejante nivel. Y no podemos olvidarnos del piano de Rubén Fernández Aguirre, que jugó a fondo y de manera muy eficaz con la dimensión cómica de la obra. Por supuesto que hubiera sido espléndido contar con una orquesta, pero no son los mejores tiempos para la lírica. Otra vez será, tal vez.

EL DÚO DE LA AFRICANA en el Teatre Lliure

teatre lliureun espectáculo de xavier albertí y lluïsa cunillé – dossier

EL DÚO DE LA AFRICANA en Madrid

Varios autores para El dúo de La africana de Cunillé-Alberti

Representación en el Teatro Real, Madrid:

EL DÚO DE LA AFRICANA – Festival de Teatro Lírico – Oviedo, 2004

El dúo de La africana-Oviedo-2004

Programa – Festival de Teatro Lírico Español – Oviedo, 2004

EL DÚO DE LA AFRICANA EN LA PRENSA:

– El Heraldo de Madrid, 21 de enero de 1893

El Heraldo de Madrid. 21-1-1893-3-detalle

– La Época, 1 de mayo de 1893

La Época (Madrid. 1849). 1-5-1893, n.º 14.594-3-detalle

– La Época, 14 de mayo de 1893

La Época (Madrid. 1849). 14-5-1893, n.º 14.607-1-detalle

– El Día, 14 de mayo de 1893

El Día (Madrid. 1881). 14-5-1893-3-detalle

– El Correo Militar, 14 de mayo de 1893

El Correo militar. 14-5-1893-2-detalle2

– El Liberal, 14 de mayo de 1893

El Liberal (Madrid. 1879). 14-5-1893-3-detalle1

El Liberal (Madrid. 1879). 14-5-1893-3-detalle2

– El Imparcial, 14 de mayo de 1893

El Imparcial (Madrid. 1867). 14-5-1893-3-detalle

– La Iberia, 16 de mayo de 1893

La Iberia (Madrid. 1868). 16-5-1893-3-detalle

– El Álbum Ibero Americano, 22 de mayo de 1893

El Álbum ibero americano. 22-5-1893, n.º 19-2-detalle

– Actualidades, nº 1, 1893

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-portada

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-64

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-65

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-66

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-67

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-68

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-69

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-70

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-71

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-72

Actualidades (Madrid. 1893). 1-1893-208

– La Ilustración Ibérica, 24 de junio de 1893

La Ilustración ibérica (Barcelona. 1883). 24-6-1893-10-detalle1

La Ilustración ibérica (Barcelona. 1883). 24-6-1893-10-detalle2

La Ilustración ibérica (Barcelona. 1883). 24-6-1893-10-detalle3

– La Vanguardia, 19 de octubre de 1893

LVG18931019-007

– La Vanguardia, 22 de octubre de 1893

LVG18931022-004-detalle1

LVG18931022-004-detalle2

– ABC, 14 de enero de 1906

A propósito de la Conferencia de Algeciras que tuvo lugar entre el 16 de enero y el 7 de abril de 1906, el ABC publicó una viñeta en la que se hacía referencia a la zarzuela “El dúo de La Africana”. El objetivo de la conferencia, que se celebró en la ciudad de Algeciras, fue solucionar la llamada primera crisis marroquí que enfrentaba a Francia con Alemania.

ABC-14-01-1906-08-detalle

– L’Echo d’Alger, 28 Mars 1924

L'Echo d'Alger - 28-03-1924-6-detalle

– L’Égalité Oranaise, 6 Mai 1924

L'Égalité Oranaise - 6-05-1924-5-detalle

Anuncios

About this entry